Colores, texturas y materiales: armonía ante todo

por - 12/04/2014

Una casa de ladrillo visto que pasa un tanto desapercibida en una zona de fábricas de Montreal, ha sido reformada en su interior convirtiéndola en una vivienda moderna y funcional, manteniendo básicamente su aspecto exterior original. 

La cocina de concepto abierto, es un ejemplo de cómo se puede armonizar colores, texturas y materiales, logrando un resultado extraordinario. Blanco, gris, negro y madera, se complementan entre sí pero manteniendo al mismo tiempo su propio espacio y personalidad. 
La isla con encimera y laterales exteriores de cuarzo blanco como si fuera un solo bloque, lleva el fregadero integrado y frentes de cajones, caceroleros y puertas chapados en madera, al igual que las columnas que albergan el frigorífico y las despensas de almacenamiento. 

Enfrente, toda una zona de cocción con muebles y superficie de trabajo de acero inoxidable, compuesta por la placa de gas y horno, que -¿porqué no?-, no está ubicado debajo sino a un lado, quizás para tener un acceso más directo a los cubiertos y otros utensilios al cocinar. 

Por último, la pared y campana de color negro, hacen de lienzo de ésta estupenda obra de la firma canadiense Atelier Moderno









Vía/Frameweb Fotos Stéphane Groleau

cocinasconestilo

Artículos relacionados

0 comentarios

*Si te ha gustado, comparte o deja tu comentario.